El loco liberado

Ando algo trastornado, dicen por ahí. Voy subiendo las cuestas y las pendientes, ahogándome y perdiendo el aliento como cualquiera. Sangro si me cortan y mucho más si es en una vena.
¿Soy tan diferente?, ¿tú crees? Pues ellos así me ven.
Por una etapa de mi vida, por un momento por el desquiciado arrullar del lamento.
Por todo eso me clasifican, me apartan me critican. Todos los que un día quisieron estar a mi lado, de pronto se fueron y me abandonaron.
La sociedad pone rumbo hacia el desprecio. Cada día más insensible y menos atentos.
Todos somos parte importante de este mundo. Pero ahí tienes, nos desprecian y nos aíslan en lo profundo, con nocturnidad y alevosía.
Hay una cuestión que no está resuelta y es la de saber si todo el mundo cuenta. Si somos algo, alguien… sí estamos preparados para contribuir.
Si somos aceptados, ¡sí estamos en el mismo viaje! Yo creo que sí, pero ellos te hacen desaires.
No es culpa del que tienes al lado, ni del otro y el de más allá señalado. Sino del conjunto de esa falta de información, de esa falta de aceptación de la sociedad.
Tenemos que ir juntos cogidos de la mano, siempre entre nosotros de amistad relacionándonos. Y sin dudar que hay colectivos que solamente entre ellos pueden estar juntos y unidos, porque desde fuera se ve de otra manera, desde más allá nos critican sin parar. Tienen miedo a lo desconocido, se sumergen en el delirio. Porque no solo alucina el que critican.
Los que nos pusieron una etiqueta y no nos conocen. También tienen alucinaciones con delirios de grandeza, por creerse mejores y de la nobleza, cuando sólo es carencia.
No hay más que decir, saca tu propia reflexión, pero si has prestado atención a lo que a ti te cuento. Entenderás que no tengo miedo al encuentro, ni con unos ni con otros, ni con el sabio y el estudiado. Ni al doctor ni con el compañero de trabajo, que me ve con la diferencia que un día me apartó. No le temo a la familia porque siempre hemos estado unida, gran pilar en mi vida, siempre a mi lado siempre la confiada y enriquecida familia. Muy importante para superar el rechazo y el que te quieran aislar en la vida.

Bueno con estas palabras, con estas frases lo único que quiero decir : es que te lo pienses antes de despreciarme, que pares un momento y mires a tu alrededor, y si crees que somos tan diferentes si crees que no sientes mi dolor, porque yo sí lo siento.
Soy igual que tú, sangro, vivo y respiro como cualquiera del montón.
Piensa y vuelve a leer cuantas veces sea necesario de nuevo, esta reflexión.

Poeta Intemporal ©.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: TREBOLMENTE.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener    Más información
Privacidad