El oleaje observado

Un móvil ardiendo de tanta información. La habitación con luz tenue, y yo acudo al ordenador, está en él, o quizá… solo es más laberinto en una red de hilo tejido para poder cubrir todas las conciencias, y darle todo el sin sentido a la vida, que no desvela respuestas. Y es solamente un vacío de poder apreciar lo que le cuesta la vida al que quiere mejorar y quiere algo de felicidad. Y navegando siempre puedes ver dolores y alegrías y si disfrutas de unos deja los otros a la deriva, pero no te eches a un lado, no apartes la intención de mejorar la crueldad de la vida en tus instantes, en el camino, en el andar, mejora lo que puedas: un momento, un instante de otra alma que intenta buscar la salida de este mar lleno de suciedad, y con mareas de contactos que solamente te saben observar. 


Autor: Miguel Ángel Pérez Salcedo Poeta Intemporal ©.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable TREBOLMENTE.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  TREBOLMENTE.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener    Más información
Privacidad