Falta de información

Las estadísticas son prueba, de que no hay más violencia en la salud mental que en la sociedad general.
No por tener un trastorno uno va a ser un asesino o un agresor. Pero no se ha de comparar hacer daño en certeza de realidad, a hacer algún daño delirando por padecimiento mental, por ser este último hecho sin control ni decisión, por ser parte de una “catarsis” del alma ante el dolor psíquico, que a su vez procede del empuje de otros seres hacia la fatal inestabilidad de la voluntad, siendo un escape desde el miedo y la trama de desvío para transcender el sufrimiento descomunal. ¿¡Pasa…!? ¡Sí! Pero es un desenlace, provocado por la turbulencia aterradora que domina al ser hacia su propia fatalidad, esa que la mayor parte de las veces no deja al individuo regresar, ni a ser feliz ni a poder volverse a sanar; pues puede a ver sido algo que jamás se podrá superar, aun habiendo sido sin “control” decidido o meditado, como es en el otro lado, ese de la sociedad que se cree que somos un ¡peligro! constante/criminalizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: TREBOLMENTE.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener    Más información
Privacidad