La luna y el desierto

Cuenta la leyenda ser cierto,
Lo que un sabio y ciego dijo saber,
Cuando creyó ser el primero en ver,
Que sólo hubo una vez que ocurrió esto:

Que, con mil noches de amor,
Le castigó la luna al desierto,
Para no escuchar a sus lamentos esperando a que su amada lluvia volviese algún día otra vez con él,

La luna joven le condenó a no verla nunca durante mil noches si no la olvidaba en cada amanecer,
Pero durante las largas noches del invierno volvían a caer sus lágrimas de amor por ella,

enfadando aún más a la celosa luna bella que ordenó a que todas las estrellas brillaran más fuerte que ninguna otra noche,

y así dejasen ciego al desierto para que no volviera a ver nunca la belleza de la lluvia cuando llora cada noche en silencio junto a él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.