¡Qué se alejen!

Perdido muy dentro entre fuertes gritos

sangre de herida,nada de indolora, 

vida presa, duele, es arrasadora. 

Los días sombríos hieren, ¡malditos! 

Buscando libero, sesos no adscritos.

El alma así se cura, soñadora

por una vida enferma, atronadora.

Es el ansiar de cantos inauditos. 

Yo así no hallaba solución alguna.

Nada puede el alma, me debilito… 

Hallé un poco de luz de bella luna. 

Encontré salida a negra laguna.

Por fin dejé el rasgar de aquel delito, 

liberé, lo venido de la cuna.


Autor: Miguel Ángel Pérez Salcedo Poeta Intemporal ©.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.