Abatido sin su amor

Al mar le di, lágrimas repentinas
y ya al amor le otorgue el gris sentir.
Penas perdidas en diez mil colinas
y todo ello lo hice por no partir
lo que yo sentía así, ¿ni imaginas?
Lo que así se tuvo mi alma que herir.
Yo lancé mi ego y partida al adiós
al mismo océano del mismo Dios.

Autor: Miguel Ángel Pérez Salcedo
Poeta Intemporal ©.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable TREBOLMENTE.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  TREBOLMENTE.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener    Más información
Privacidad