La huida del delirio

Mi corazón estaba tan quebrado.

Mi locura de no ver tan consciente,

de un dolor en mi vida tan presente.

Yo, valor oculto, coraje helado.

Y hoy puedo recordar aquello andado,

en el hoy, que soy ya alma al fin valiente.

Pero en su día no fue suficiente

porque por el delirio fui tentado.

Pues aquello delirante me helaba

y mi felicidad fue pesimismo,

no conseguía hallarme en la cruzada.

A cada paso, ella a mi me quebraba,

y no era capaz de huir del abismo.

¡Hoy al fin, por fin, mi mente va aliviada!

Autor: Miguel Ángel Pérez Salcedo Poeta Intemporal ©.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.