La primavera

En el fondo de mi alma,
ya no me escuece tu mirada,
por el río que no pasas,
ya no corre la misma agua.

Donde se sentó despacio el alba,
donde se ilumina el sol de la naranja,
allí no quedan gritos ni gargantas.

Es preciso que te ame por si pasa,
lo que ya no quiere nadie y alimenta mi desgracia,
yo por verlo y tenerlo pierdo el miedo muerdo el hacha,
si de lluvia son mis lágrimas de cristal son mis palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable TREBOLMENTE.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  TREBOLMENTE.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener    Más información
Privacidad