Viaje astral

Luces de colores en el aire.
Una botella de vino tinto a medias.
Mariona flota con lucecitas a su alrededor.
Sin burbujas, como un orgasmo seco.
La cabeza le da vueltas, pero pese a cometer faltas de ortografía mientras escribe, parece que la letra se le entiende mejor.
La pluma se le escurre entre las manos con más gracia que una paloma alzando el vuelo.
Siente el rubor en las mejillas y tiene la mirada achispada, perdida.
Se siente bien.
Como si nada malo pasase.
Como si nada existiese.
Solo el vino y el olvido.
Solo ella y su felicidad.
Solo le faltaba eso.
Le encantaba beber.
No le hacían falta drogas para viajar.
Una simple copa de vino, un ambiente relajado, una pluma y un papel la hacían viajar lejos.
A un mundo a todo color.
Donde lentamente se torna todo gris, finalmente negro, cuando progresivamente se le cierran los ojos.
La fatiga y el cansancio la hacen ceder mientras escribe, frente al mundo de los sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: TREBOLMENTE.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener    Más información
Privacidad